Foto: Víctor M. Sastre Jiménez-2005

 

Foto: Víctor M. Sastre Jiménez-2005

 

Cada 16 de agosto, el día después de la Asunción de Ntra. Señora (la Virgen de Agosto, que dicen muchos), se celebra la festividad de San Roque, de muchísima devoción en toda Castilla, y que en Villoslada, como no podía ser menos, también goza de  gran tirón popular. Como en casi todas las ocasiones en que se celebra un santo, el festejo incluye una procesión por las calles del pueblo, acompañada de la música de las dulzainas y los tamboriles, que provocan que, de vez en cuando, la procesión se pare para que la gente pueda bailar sus jotas tradicionales. Al acabar la procesión, se subastan las andas para entrar el santo a la Iglesia, así como unas rosquillas que han ido junto a la Imagen durante todo el trayecto. Es conocido que a San Roque se le representa acompañado de un perrillo, por lo que algunos, el día siguiente quieren continuar la fiesta por su cuenta celebrando "El perro".

 

Foto: Víctor M. Sastre Jiménez-2005 Foto: Víctor M. Sastre Jiménez-2005