Un año más y desafiando el mal tiempo, las mujeres de Villoslada, celebran Santa Águeda. 

El primer día de fiesta, se llena de color y alegría al ver a las mujeres disfrazadas que recorren las calles del pueblo. Seguidamente se celebra una comida de Hermandad, a la que solamente acuden las mujeres pertenecientes a la Cofradía, y por la tarde-noche todo el que quiere participa del baile que, al son de la dulzaina y el tamboril, se organiza en el bar del pueblo.

A la mañana siguiente, son nuevamente los compases de la dulzaina y el tamboril los que dan comienzo a un nuevo día de fiesta. Los músicos, después de recorrer el pueblo, van al encuentro de la Alcaldesa (este año ha sido Carmen Esteban) que recibe de manos del alcalde de Villoslada la vara que la acredita para su mandato.

A continuación y junto al resto de Aguederas, ataviadas unas con mantilla y otras con los trajes típicos segovianos, se dirigen a la Iglesia  donde se  oficia la Santa Misa para, finalizada ésta, salir en procesión portando en andas a la santa. Durante el recorrido y aprovechando las distintas paradas, se bailan las típicas jotas segovianas hasta retornar nuevamente a la Iglesia. Acto seguido, en los salones del Ayuntamiento tiene lugar un ágape (en el que no pueden faltar ni los florones ni las rosquillas) y en el que participa todo el pueblo.

Por último y siguiendo la tradición, las mujeres de la Cofradía recorren las casas de todas y cada una de las cofrades, donde degustan los platos que han preparado para dicha celebración."

 

 

<< volver


Texto y Fotos: José Carlos Fernández Chaperón

ver reportaje fotográfico completo